¿Y como imaginar un mundo nuevo allí, desaprendida? Tan sencillo como desentornar los párpados y ver el nacimiento de las nuevas formas perfectas que se recortan contra el firmamento y nos permiten admirar, en un juego de eclipses, la auténtica sustancia del lienzo.


argumento2